el doctor escribe

Hemorroides. ¿Cuando me tengo que operar?

Las hemorroides son un grupo de venas que tenemos en el último tramo del tubo digestivo: en el recto y región anal.   Es importante destacar que todo el mundo tiene hemorroides ya que son parte de nuestra anatomía. Estas no son una enfermedad en sí. Solo cuando aumentan de tamaño, pierden su ubicación inicial o sangran, hay que aplicar un trartamiento. Este debe de ser siempre primero médico. Es decir, conservador. Básicamente, medidas higienico alimetarias. Evitar el estreñimiento con dieta rica en fruta y fibra, no pasar tiempo sentado en la taza (mas de 5 minutos hace que las hemorroides se congestionen y sangren), hacer ejercicio físico de forma regular, moderar el consumo de picantes, alcohol ect… Podemos en esta fase ayudarnos con pomadas anti hemorroidales o con venotónicos ( pastillas que ayudan a mejorar la circulación venosa ).

Pero la pregunta es cuando llega el momento de operar?

La respuesta es sencilla. Las hemorroides se deben de operar cuando sangran de forma abundante (el paciente pierde mas sangre de la que puede generar y se anemiza) o cuando duelen, independientemente del grado clínico que tengan. Es decir, un paciente con unas hemorroides grado IV, grandes, prolapsadas, pero que no sangra y no tiene dolor, bajo mi criterio no tiene ninguna urgencia en pasar por quirófano. En cambio, un paciente con unas hemoroides internas grado II/IV, aparentemente poco importantes, pero que sangra todos los días, se anemiza o tiene mucho dolor, debe de pensar en una solución quirúrgica.

En resumen, cuando un paciente consulta por hemorroides sintomáticas, primero siempre se debe de intentar regular el rítmo intestinal y ajustar los habitos de vida para que sean saludables. Si a pesar de todo ello, el sangrado persiste o tiene importante dolor, la solución debería de ser quirúrgica.