enfermedades

Hemorroides

¿Qué son las hemorroides?

hemorroides diagramaLas hemorroides son un conjunto de venas localizadas en la última porción del tubo digestivo. Es decir, en el ano y en el canal anal. No son una enfermedad en sí ya que todo el mundo tiene hemorroides en menor o mayor cuantía. En realidad forman parte de nuestro mecanismo de continencia junto con el esfínter anal. Cuando aumentan patológicamente de tamaño o se deslizan hacia el exterior provocan molestias y sintomatología: picor, escozor, dolor o sangrado. Se estima que el 50% de la población en algún momento de su vida tiene molestias de índole hemorroidal. Ello no implica de ninguna de las maneras que toda persona que tenga molestias deba de ser operada. Casi siempre se pueden manejar de forma conservadora con un tratamiento médico y una dieta adecuada, rica en fruta y fibra.

Tipos distintos de hemorroides y su clasificación

hemorroides-prolapso-hemorroidal-incarceradoExisten dos tipos de hemorroides en función de su localización en el ano. Las hemorroides externas son aquellas venas localizadas en la parte del ano recubierta de piel. Quedan en la parte “visible” del ano. Cuando por un esfuerzo defecatorio se trombosan el paciente refiere un bulto en la región anal, doloroso y de colon azul violáceo. Es lo que se conoce como trombosis hemorroidal.

hemorroides-trombosis-perianalEs muy raro que una hemorroide externa sangre ya que la piel que las recubre se lo impide. Solo en casos de trombosis muy agudas, la presión del hematoma provoca una ulceración de piel con salida del coágulo y sangrado.Las hemorroides internas en cambio quedan en la porción interna del ano no siendo visibles en condiciones normales.

hemorroides-mariscos-y-trombosis-perianalEstán recubiertas de mucosa, no de piel, luego son mucho mas vulnerables al roce y la presión. Su principal manifestación es el sangrado o la sensación de “pesadez”. Con el paso de los años, van deslizándose hacia el exterior quedando expuestas al roce externo. Entonces se erosionan y sangran.

Clasificación de las hemorroides

Nota: la clasificación del grado de hemorroides que padece una persona es siempre en base a las hemorroides internas, no de las externas.

  • Grado I: Sangrado con la deposición. Dilatación de los paquetes hemorroidales internos pero sin llegar a “salirse” al exterior. Provocan picor sensación de peso.
  • Prolapso de las hemorroides al exterior en el momento de la deposición pero vuelven a su posición interna inicial de forma espontánea después de la defecación. Provocan picor, sensación de ocupación en el recto.
  • Grado III: Sangrado. Prolapso en el momento de la deposición. El paciente debe ayudarse para reintroducirlas mediante presión manual, con el papel higiénico o sentándose sobre algo duro un tiempo después de la deposición. Provocan picor, dolor y a veces manchado de la ropa interior.
  • Grado IV: Sangrado. Permanecen en el exterior la mayor parte del día. Supuración constante, manchado de la ropa interior, sangrado a veces copioso, sensación de ardor.

¿Por qué salen? ¿quién las padece?

hemorroides-nodulos-hemorroidales-prolapsadosA título anecdótico hay que decir que somos el único mamífero que desarrolla hemorroides. Ello es debido a nuestra capacidad de caminar erguidos. El aumento de la presión sanguínea por el peso de la sangre en la parte superior de nuestro cuerpo hace que se dilaten las venas hemorroidales. Bien saben los pacientes que las padecen que tumbados, en posición horizontal, mejoran sustancialmente. En primer lugar, existe un componente hereditario que hace que ciertas personas, familias, sean mas propensas a desarrollarlas. En segundo lugar existen una serie de factores ambientales que pasamos a describir.

  • Estreñimiento crónico.
  • Pasar tiempo sentado en la taza. Convertir el servicio en una “sala de lectura” o biblioteca particular es una mala práctica.
  • Alimentación inadecuada: comidas picantes, especias, alcohol, cítricos, café.
  • Embarazo: el cambio hormonal y la compresión que ejerce el feto sobre el retorno venoso agravan la patología.
  • Sedentarismo: la falta de ejercicio físico moderado de forma regular favorece el estreñimiento.
  • Toma de medicamentos como abuso de aspirina y sus derivados, ansiolíticos, antidepresivos y codeína que tienen efectos astringentes.