Top menu

Tratamiento para las fístulas

El tratamiento de la fístula siempre es quirúrgico y tiene dos objetivos principales: extirpar el trayecto preservando siempre los esfínteres del paciente. Es decir, mantener la continencia intacta. Ya decía Sir Alan Parks, cirujano inglés, pionero de la cirugía colorrectal:

“Mas vale un enfermo con fístula y continente que un enfermo incontinente pero curado de su fístula”.

El abordaje del cirujano siempre debe de ser conservador en relación con el esfínter. La complejidad del tratamiento y el tipo de anestesia van directamente relacionadas con el tipo de fístula que tiene el paciente. Bien es sabido por los cirujanos generales que hay fístulas muy complejas y difíciles de operar. Por ello es muy importante ponerse en manos de un especialista en proctología para evitar complicaciones posteriores. En nuestra Unidad disponemos de los siguientes tratamientos.

Fístulas que afectan menos del 50% del esfínter anal

láser de CO2: Nuestro láser de CO2 de última generación permite extirpar el trayecto de la fístula minimizando el dolor postoperatorio. La anestesia puede ser local, local y sedación ó regional en función de la profundidad del trayecto. Siempre con el paciente quirófano, monitorizado, con presencia de un anestesista por si surgiera cualquier complicación. La intervención no requiere preparación previa (enemas) y se realiza de forma ambulante. El dolor postoperatorio es mínimo y se controla con la toma de analgesia convencional. El paciente recibe el alta el mismo día de la intervención.

Fístulas complejas (más del 50% del esfínter afecto) o fístulas reproducidas (multioperadas)

  • Setton: en aquellas fístulas en las que no se pueda extirpar la totalidad del trayecto por su relación con el esfínter o en aquellos casos en los que haya un componente inflamatorio agudo, dejamos pasado una banda de silicona elástica que se tensa de forma progresiva cada tres días, cerrando la fístula.
  • Flap de avance: después de extirpar el trayecto fistuloso con el láser de CO2 hasta el plano esfinteriano, se realiza un auto injerto para cerrar el orificio interno evitando así la reaparición de la fístula.
  • Técnica de LIFT ( Ligadura interesfinteriana de trayecto fistuloso). Consiste en seccionar, extirpar y ligar en trayecto fistuloso a través de un abordaje interesfinteriano para no afectar la funcionalidad del mismo.
  • Pegamento biológico de fibrina Tisucol: este revolucionario tratamiento permite previa limpieza del trayecto obturar el mismo mediante la inyección indolora de fibrina de origen sintético. Permite una inmediata recuperación ya que no deja herida en la piel. Solo válido para fístulas de trayecto único y rectilíneo.
  • Surgisis Anal Fístula Plug: se trata del último avance en bioprótesis para el tratamiento de fístulas. Una casa canadiense comercializa un tapón de colágeno para “sellar” el trayecto fistuloso sin necesidad de realizar una incisión quirúrgica ni afectar al esfínter anal. Se colocan bajo anestesia raquídea en quirófano. Como en el caso anterior, por desgracia NO SIRVE para todo tipo de fístulas. Solo en aquellas transesfinterianas altas de trayecto único y recto. Sin infección aguda.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone
Proctólogo en Madrid especialista en Hemorroides, Fístulas y Fisuras anales, Sinus pilonidal y Condilomas