tratamientos

Tratamiento para los condilomas

El tratamiento de los condilomas viene condicionado por varios factores. Tamaño, localización y extensión de las lesiones. Tiempo de evolución de la enfermedad. Respuesta a tratamientos previos. Estado inmunológico del paciente. Coste. Y lo más relevante, el potencial oncogéncio de la infección viral.

Agentes tópicos

  • La resina de Podofilino (comercialmente Wartec). Se trata de una sustancia abrasiva que destruye por contacto el virus pero también daña seriamente la piel sana. Puede producir importantes quemaduras. Debe de usarse siempre con cautela ajustando bien la zona a tratar y protegiendo las zonas sanas adyacentes con vaselina.
  • Imiquimod. (comercialmente Aldara Pomada). Se trata de un revolucionario tratamiento, apto para curar superficies amplias (región perineal). Favorece la respuesta inmunológica local mediante la producción de citoquinas como el Interferon Alfa.
  • 5 Fluorouracilo al 5% en vaselina: fármaco citostáttico. Obtiene muy buenos resultados. Inconvenientes: es tóxico y no se encuentra comercialmente en nuestro país. Hay que formularlo. Nosotros disponemos de él.
  • Acido bi y tricloracético: casi no se usa. Su única ventaja radica en que puede usarse en caso de mujeres embarazadas.

NOTA: todos los tratamientos tópicos son para uso exclusivamente externo, es decir no los podemos utilizar si la enfermedad afecta al recto o vagina.

Crioterapia

La crioterapia consiste en la utilización de nitrógeno líquido para quemar por frío las verrugas sexuales. Requiere la utilización de una “pistola” especialmente diseñada que pulverizar de forma selectiva sobre las lesiones a tratar. Muy eficaz, de fácil manejo, es un buen método para el manejo de verrugas recidivantes después de un tratamiento quirúrgico.

Cirugía

Es sin duda el tratamiento de elección. Sobre todo cuando las lesiones son internas, es decir en territorio de mucosa (en el interior del recto o de la vagina en la mujer) ya que son zonas donde esta contraindicado el uso de las pomadas tópicas por su toxicidad sistémica. El tipo de anestesia a utilizar depende de la superficie a tratar. Puede ser local, regional/epidural o incluso general. Las verrugas se pueden cauterizar usando un bisturí eléctrico convencional o un láser de CO2. Yo recomiendo el segundo ya que el daño térmico que produce sobre las zonas sanas adyacentes es mucho menor.

Vacunas

La vacunación preventiva contra el HPV es un tema de gran actualidad. En este momento disponemos de dos opciones en el mercado:

  • Gardasil (Sanofi-Pasteur-MSD): Vacuna tetravalente: protege frente a cepas 6/11/16/18
  • Cervarix (GlaxoSmithKline): Vacuna bivalente: protege frente a cepas 16/18

Las vacunas frente a HPV son preventivas, no curativas. Su aplicación de momento esta indicada en niñas de entre 9 y 14 años (antes de tener relaciones sexuales) y sin duda protege contra la aparición de displasias cervicales así como de verrugas genitales. Su uso en varones es un tema todavía controvertido. Se cree que el efecto protector de la misma podría ser menor ya que el aparato reproductor del varón esta menos expuesto por tener menos zonas húmedas. Sin embargo, el aumento vertiginoso de las cifras de cáncer de ano y recto entre la población homosexual masculina ha planteado seriamente la posibilidad de sugerir la vacunación preventiva para dicho colectivo.